diario_1510_hortaleza-6

Como es habitual en él desde hace ya 27 años, antes con el fútbol 7 y ahora como candidato a la presidencia del fútbol de Madrid, Paco Díez está dedicando su fin de semana a recorrer distintos clubes de la Comunidad de Madrid para hablar con presidentes, directivos, entrenadores, jugadores y árbitros.

De esta manera, quiere conocer de primera mano y a viva voz cuáles son las inquietudes y problemas de la gran familia que conforma el fútbol federado madrileño.

Así, en el barrio de Hortaleza, y en la mañana del sábado 15 de octubre, pudo hablar distendidamente con Miguel Romón presidente del Sporting de Hortaleza, cuándo ya había concluido la primera e ilusionante jornada de competición de fútbol 7.

Romón, que lleva 12 años en el cargo y gestiona, con su Junta Directiva y cuerpo técnico, hasta 35 equipos de fútbol le enseñó las instalaciones deportivas dónde entrenan y juegan, y que Paco Díez ya conocía de anteriores visitas como coordinador de fútbol 7, y le explicó todas las dificultades que tiene el día a día en su club. Un club que, además, tiene sección de atletismo con otros 200 deportistas. Todo un ejemplo de amor por el deporte.

El asunto que más le preocupa a Miguel Romón es la falta de espacio con la gran cantidad de equipos y futbolistas que conforma el club. Y más cuando es una entidad que basa su política deportiva en hacer una gestión social para el barrio de Hortaleza dando juego y formación a niños y jóvenes desde la categoría prebenjamín hasta la de aficionados, con tres plantillas, y con una clara apuesta por el fútbol femenino, dónde sitúa su principal objetivo de crecimiento para próximas temporadas. Ahora cuenta con dos equipos, uno infantil.

El caso es que el presidente del Sporting tiene la solución al problema de espacio y se la explicó a Paco Díez. La encuentra en el campo de fútbol de tierra que se ubica a cien metros de su instalación, perteneciente al Centro Deportivo Municipal de Hortaleza.

Es un campo, totalmente válido y reglamentario para jugar al fútbol, que no se utiliza y donde crece la maleza de más de metro y medio de altura. Una pena su abandono.

Romón ya ha intentado que la Junta de Distrito se lo ceda, aunque sea de forma temporal, para darle vida y recuperar actividad e incluso, si su gestión le permitiera, instalar césped artificial.

La pega, según cuenta, por parte de la Junta de Distrito es que hay que hacer calle. Sin embargo, el presidente explica que tan solo requiere acondicionar un pasillo que comunique el campo con la instalación del Sporting de Hortaleza.

diario_1510_hortaleza-1

Paco Díez insta a Romón a seguir batallando y le promete su apoyo y mediación cuando sea presidente de la Real Federación de Fútbol de Madrid. Sabe que será difícil pero está convencido que en la Junta apreciarán la labor social que hace el club por el barrio y que se puede comprobar con dar un pequeño paseo por sus instalaciones y comprobar no solo el buen ánimo deportivo que se contempla, sino también el familiar y vecinal.